Cólicos del Bebé

los cólicos en los lactantes

Uno de los problemas más comunes en un bebe recién nacido son los cólicos, es una situación que altera mucho no solo al bebe que por supuesto pasa por esos dolores sino también a los padres o la persona que se encuentra al cuidado del bebe, al ser tan pequeños no pueden expresarse y por lo tanto no estamos seguros de lo que les ocurre, son muchas las dudas que se plantean, por ello vamos a darles unas sencillas pautas para que el niño no sufra estos cólicos o por lo menos lo haga de manera leve y tanto el cómo los padres puedan estar más tranquilos.

Lo primero que debemos de saber son los síntomas que tiene un bebe cuando sufre de un cólico, son los siguientes:

  • Llanto inconsolable
  • Agitación
  • Dolor en la tripita
  • Expulsión de gases
  • Aumento del tono muscular y distensión abdominal (es decir, vientre hinchado)
  • Irritabilidad
  • Flexionan las piernas sobre la tripita (como si se acurrucar).
  • Generalmente ocurre en un periodo concreto de la tarde o la noche

.

¿Cómo podemos evitarlo?

Cuando le des al bebe leche materna tienes que intentar que no esté más de 10 minutos, y si la alimentación se produce con biberón, coge al niño en brazos y coloca el biberón lo más vertical posible para que no se introduzca aire.

Una vez que termines de alimentar al niño debes de intentar que eructe, para eso tienes que colocarlo verticalmente e inclinarlo de manera alternativa en ambas direcciones.

Debemos de preguntar a nuestro pediatra por leches y biberones diseñados especialmente para evitar cólicos, no debemos de olvidar que los cólicos se producen por un exceso de gases y por lo tanto todo tiene que ir encaminado a la eliminación de estos.

¿Cómo podemos actuar cuándo esto ocurre?

Lo más importante es que mantengamos la calma, no es nada grave, el hecho de que nosotros estemos inquietos o nerviosos será percibido por el bebe y este se pondrá aún más tenso.

Hay que cogerlos en brazos, no esperar a que se calmen, esto es muy importante, debemos de apretarlos suavemente contra nuestro pecho, ver si tienen hambre, ver si necesitan que se les cambie el pañal o si simplemente necesitan que se les arrulle y hable despacito o acúnele.

En ocasiones no se les coge por miedo a que cojan ese hábito pero en estos momentos cuando el bebe sufre los dolores del cólico es muy importante el que sientan que estamos ahí.

En ocasiones el darle un masaje tranquilizador al niño es muy efectivo, un suave masaje en la tripita puede hacer que se vayan eliminando los gases y el niño se sienta más cómodo.

Es importante que cuando veas que algo le va bien al bebe lo repitas en la siguiente ocasión, eso hará que el bebe se encuentre también más tranquilo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *